3.3: teletrabajo movil
El teletrabajo.Nueva organización
social y empresarial del trabajo.
 3.3  Teletrabajo móvil o itinerante.

Los teletrabajadores móviles son aquellos que pasan la mayor parte de su tiempo fuera de la oficina, ya sea en carretera o en las oficinas de los clientes. Normalmente se trata de agentes de ventas, técnicos o consultores. La oficina base de un teletrabajador móvil puede ser su casa, una oficina convencional, o incluso un vehículo. Este tipo de teletrabajo puede ser considerado también como trabajo independiente de una ubicación fija. Estos trabajadores constituyen uno de los grupos de teletrabajadores más numerosos y mejor asentados en todo el mundo, a pesar del hecho de que la mayor parte de ellos no se consideran a sí mismos como teletrabajadores.

La característica distintiva de los teletrabajadores móviles es que utilizan medios de telecomunicación y la informática. ; equipados con lo que se ha dado en llamar oficina móvil: teléfono móvil, aparato de fax incorporado, ordenador portátil, etc.

Suelen practicar esta modalidad de teletrabajo los profesionales que se dedican a mantenimiento (de alguna materia específica, normalmente ligada a la informática), también los que pasan largos períodos de tiempo en hoteles, cubriendo largas distancias, como reporteros, consultores, políticos, artistas, etc.

Un agente comercial que utiliza un ordenador personal para ofrecer presupuestos y recibir pedidos desde los locales de los clientes y que dispone de una radio celular para enviar inmediatamente los pedidos a la central es considerado un teletrabajador. Por el contrario, aquel representante que cada lunes recoge la lista de clientes que hay que visitar y que no vuelve a establecer contacto con la oficina hasta el viernes por la tarde para entregar los pedidos, no es considerado teletrabajador. Obviamente la definición dada es simplemente indicativa y hay que aplicar el sentido común para adaptarla a cada situación.

Dado que el teletrabajo es una forma flexible de organización laboral, hay actividades profesionales que pueden abarcar dos o más de las situaciones descritas.

     Por ejemplo, un consultor cuyo lugar principal de trabajo es la oficina central, puede pasar parte importante de su tiempo en las oficinas de los clientes y para evitar interrupciones innecesarias puede trabajar también en el domicilio o en un centro de teletrabajo. Su despacho en la oficina central puede ser compartido con otros consultores, ya que ninguno está presente más de uno o dos días por semana. A este fenómeno que consiste en compartir el puesto físico de trabajo se le suele denominar despacho compartido (hot  desking).

Como conclusión de esta sección presentamos una lista donde estudiar el enorme número de trabajos en diferentes sectores que pueden potencialmente realizarse mediante  teletrabajo, aunque todavía estamos un estado incipiente de desarrollo, quedando muchas oportunidades por descubrir.

El teletrabajo resulta adecuado en los sectores en que existe una intensa actividad de elaboración de datos y la necesidad de garantizar la continuidad del servicio ofrecido. Entre estas posibilidades, cabe mencionar las siguientes:

El sector de la Informática y la Comunicación

- Servicios a las empresas (acceso a bases de datos, asesoramiento y gestión administrativa).
- Editorial, especialmente trabajos con textos e imágenes
- Crédito y finanzas.
- Organismos públicos locales o centrales que trabajan con documentos y asuntos administrativos
- Comercio, especialmente el servicio al cliente y las ventas
- Servicios públicos

En los sectores que tratan bienes físicos, el teletrabajo puede utilizarse para todas las
funciones que incluyen la elaboración de datos y los contratos de negocios. Las actividades que más se prestan al teletrabajo son las que suponen el manejo de gran cantidad de datos.

    Según las características de la tarea a realizar y el grado de autonomía del trabajador al
llevarla a cabo, se puede elegir entre varios modelos de organización del teletrabajo. Por ejemplo, los telecentros son eficaces para quienes prestan servicios auxiliares o asistencia tecnológica continua.

Por tanto, el teletrabajo en sus distintas formas puede aplicarse a las siguientes actividades:

- administración.
- asistencia al cliente.
- ventas
- desarrollo de software
- mantenimiento y asistencia del software
- marketing
- elaboración de imágenes y textos de datos.
- introducción y recuperación de datos
- servicios de información y centralita


ANEXOS | DIRECCIONES DE INTERES | BILBIOGRAFIA

3.2 Centros de Teletrabajo Teletrabajo - PRINCIPAL 3.4 Areas de trabajo en las que puede aplicarse el teletrabajo
Libro de visitas Comercio electronico -- PRINCIPAL Volver al inicio